Inicio
 

 

Nosotros
 

 

Noticias
 

 Ediciones Anteriores
 

  Secciones

  Documentos

  Del Santo Padre
  De la Santa Sede
  Del Episcopado
  De los obispos
Búsqueda avanzada

   

Las últimas noticias
en tu escritorio

RSS

AICA es miembro de la:

SALUDO POR EL DÍA DEL PÁRROCO - Saludo de monseñor Juan Carlos Romanín, obispo de Río Gallegos, que fue enviado a los sacerdotes de la diócesis, en  la memoria de San Juan María Bautista Vianney, el Cura de Ars (4 de agosto de 2008)
  AICA Documentos - Juan Carlos Romanín, SDB
 

SALUDO POR EL DÍA DEL PÁRROCO

 

Saludo de monseñor Juan Carlos Romanín, obispo de Río Gallegos, que fue enviado a los sacerdotes de la diócesis, en  la memoria de San Juan María Bautista Vianney, el Cura de Ars
(4 de agosto de 2008)

 

“Me arrodillé consciente de mi nada,
y me levanté sacerdote para siempre”.

San Juan María Bautista Vianney - Santo Cura de Ars

 

Queridos hermanos sacerdotes:

¡Feliz día del párroco!

La celebración de la fiesta del santo Cura de Ars, patrono de los Párrocos, me lleva, una vez más, a compartir algunos pensamientos que brotan de mi corazón, y a felicitarlos en este día, a ustedes queridos amigos, con quienes compartimos el pastoreo de esta Iglesia que Jesús, el Buen Pastor nos ha confiado, en nuestra querida tierra patagónica.

La vocación sacerdotal es un don maravilloso, un regalo del Dios de la misericordia, quien nos eligió y nos llamó porque se enamoró de cada uno de nosotros, desde la eternidad. Este amor inmerecido por parte nuestra es un compromiso que tenemos con el Señor para que seamos más santos, más fieles y mejores apóstoles, dispuestos a llevar su Palabra a todos las personas.

Abrir el corazón y dejarse amar por El, es la única respuesta posible del sacerdote. ¡Qué hermosa vocación, qué hermoso compromiso para cada uno de nosotros! Dicen los Obispos en Aparecida: “La renovación de la parroquia exige actitudes nuevas en los párrocos y en los sacerdotes que están al servicio de ella. La primera exigencia es que el párroco sea un auténtico discípulo de Jesucristo, porque sólo un sacerdote enamorado del Señor puede renovar una parroquia.” (DA 201)

El testimonio del Cura de Ars nos invita a perseverar para siempre. Construir nuestra santificación, día a día, momento a momento, sobre la roca firme de darnos sin medida a los demás, amando a cada uno, preocupándonos por sus problemas, enseñando el camino, la verdad y la vida, siendo testigos auténticos del Evangelio.

El centro de la vida del sacerdote es el amor y el verdadero amor es el que nace del corazón de Jesús para irradiarse en cada uno de los que nos rodean, para que cada comunidad crezca en el conocimiento de Dios, en la fraternidad, en la justicia, en la libertad y en la paz y amistad social.

A pesar del cansancio y la fatiga, que es natural en la tarea del sacerdote, diariamente participamos en el amor a la obra que Jesús ha venido a realizar. La vida nueva del Evangelio se siembra, lo sabemos,  con el sufrimiento, con la oración diaria, con el trabajo arduo, con el amor unido a la cruz de cada día.

Que en  este día, renovemos la entrega a Jesús Sumo Sacerdote, y con el ejemplo del Cura de Ars, sigamos creciendo en nuestra vocación de ser amigos de Dios para los hombres” (card. Pironio). María, madre de los sacerdotes, nos regale un corazón semejante al de su Hijo.

Felicidades! Rezo por ustedes. Recen por mí.

Con un fuerte abrazo y mi bendición

 

Mons. Juan Carlos Romanín SDB, obispo de Río Gallegos

<< Volver

Episcopado
Links
     
Dirección: Bolívar 218, 3° Piso, C1066AAF Buenos Aires, Teléfono: (54-11) 4343-4397 lin. rot. / E-mail: info@aica.org

© Copyright 2010 / aica.org  ha sido desarrollado por VE Multimedios™.
Todos los derechos reservados.