Inicio
 

 

Nosotros
 

 

Noticias
 

 Ediciones Anteriores
 

  Secciones

  Documentos

  Del Santo Padre
  De la Santa Sede
  Del Episcopado
  De los obispos
Búsqueda avanzada

   

Las últimas noticias
en tu escritorio

RSS

AICA es miembro de la:

 
 
 ºº
 ºº
NOTICIAS

 
Murió el Abate Pierre, fundador de los Traperos de Emaús
 
París, Francia, 23 . 07 (AICA)
El abate Pierre murió a los 94 años.

El abate Pierre murió a los 94 años.

 El abate Pierre, sacerdote que se dedicó a reivindicar y proteger a las personas sin techo y era una de las personalidades más queridas y populares de Francia, murió ayer, a los 94 años, en el hospital Val-de-Grace, de París, de una afección pulmonar.

     En 1949 fundó los Traperos de Emaús, para elevar a los más pobres y marginados promoviendo su dignidad mediante el trabajo. Esa entidad se difundió por 41 países y ya en 1952 hubo quienes, animados por el jesuita José Balista, se reunieron en Buenos Aires con el espíritu de Emaús, pero sin una relación directa con el movimiento, que empezó a actuar organizadamente en la Argentina en 1955. Aquí construyó viviendas y desarrolló distintos emprendimientos sociales.

     Actualmente existen grupos de la obra del abate Pierre en la ciudad de Buenos Aires  -con sede en Sarandí 1139 y un depósito y taller en Cochabamba 466-,  y en Burzaco, Mendoza, Rosario, Santa Fe, Córdoba, La Rioja, Santiago del Estero y Mar del Plata. Objetos recibidos en donación en Buenos Aires son reciclados en un taller que se encuentra en el kilómetro 21 de la ruta 3, en Isidro Casanova.

Repercusión 
     La Conferencia Episcopal de Francia declaró que era "un peregrino de los desamparados y un defensor de la dignidad humana".

     El presidente de Francia, Jacques Chirac, dijo que “la nación entera está de luto” al haber perdido a "una inmensa figura, una conciencia, un hombre que personificaba la bondad; toda Francia lo siente en su corazón”, y decidió organizar un “homenaje nacional”, fórmula de carácter excepcional en Francia, que se utilizó por las víctimas de los atentados en Madrid en marzo de 2004 y a la muerte de Juan Pablo II, en abril de 2005.

     El cardenal francés Roger Etchegaray, que presidió el Consejo Pontificio de Justicia y Paz y es vicedecano del Colegio de Cardenales, lo destacó como "un pionero de la caridad, un ejemplo viviente del amor hacia el prójimo, un ícono de la solidaridad".

     "Lo conocía bien, nos conocíamos desde hace 40 años y trabajamos mucho juntos", dijo Etchegaray, haciendo alusión a cuando él era joven obispo de Marsella y promovía proyectos en favor de los marginados de esa ciudad. "Con él trabajé en proyectos de caridad, también en el exterior. El abate Pierre era una gran figura  -agregó-  que manifestó con su propia acción cotidiana la fuerza del Evangelio, estrechando un vínculo particular con los pobres. Su desaparición dejará un gran vacío y no sólo en Francia".

     El cardenal Jean Pierre Ricard, presidente de la Conferencia Episcopal francesa, en una declaración difundida por la sala de prensa vaticana, dijo que su vida fue "un testimonio excepcional de compromiso y de humanidad, fuente de esperanza para todos”. “El Abbé Pierre ha llegado al Padre. Que Dios le acoja ahora en la plenitud de su Amor”, explicó el purpurado. En estos momentos el cardenal piensa en los franceses, “cuya admiración por el Abbé Pierre no fue desmentida desde hace tantos años. A través de él, han manifestado su apego a la generosidad, a la solidaridad, y a la atención por los más necesitados”. “Emaús y la fundación del Abbé Pierre seguirán actuando en su nombre, pues la precariedad y las malas condiciones de alojamiento siguen siendo preocupantes, en Francia al igual que en otros muchos países”, afirmó el prelado.

Su personalidad, su vida y su obra
     El año pasado el abate Pierre figuró en tercer lugar en un sondeo sobre "El francés más grande de todos los tiempos", detrás del presidente Charles de Gaulle y el científico del siglo XIX Louis Pasteur.

     Se llamaba Henri-Antoine Grouès y había nacido el 5 de agosto de 1912, cerca de Lyon. Era el quinto hijo de una familia católica numerosa. Su padre era comerciante de seda; él renunció a las comodidades para convertirse en religioso capuchino, a los 19 años. Ordenado sacerdote en 1938, poco después debió dejar esa Orden franciscana por enfermedad y se incorporó al clero diocesano de Grenoble, donde fue vicario de la basílica de San José, capellán de un orfanato y vicario de la catedral.

     Adoptó el apodo de abate Pierre cuando colaboró con la resistencia durante la ocupacíón alemana. Se convirtió en un héroe de la resistencia en Francia salvando la vida de miles de personas, judíos y perseguidos políticos. Fue detenido en 1944, pero logró fugarse y llegar a Argel. Entre 1945 y 1951 fue diputado a la Asamblea Nacional de Francia, en épocas en que tuvieron activo protagonismo en la politica francesa otros políticos de inspiración católica, como Maurice Schuman y Georges Bidault.

     El abate Pierre comenzó su obra en 1949, reuniendo a gente necesitada, para recoger ropa y objetos viejos, cosas desechadas, para reciclarlos y aliviar a los más pobres. En una visita a la Argentina en 1991, el abate Pierre recordó esos comienzos, en declaraciones que la periodista Odile Baron Supervielle recogió en el diario La Nación, de Buenos Aires: “Un día lo vinieron a buscar porque un hombre se quería suicidar. Éste le contó su vida. Había matado a su padre en un acceso de ira. Condenado a perpetuidad, salió de la cárcel unos años después por buena conducta. El abate Pierre le dijo: “Tenés un pasado terrible. Yo no puedo hacer nada por vos, no te puedo ayudar, el dinero que gano como diputado lo invierto todo en la construcción de esta casa, que es un refugio para los necesitados. Pero ahora disponés de tu libertad, hacés lo que querés. Antes de suicidarte ¿por qué no nos das una mano? Podés ayudarnos, trabajar para que otros sufran menos. Te necesitamos”. El padre Pierre contó: “El rostro del hombre cambió… Se quedó 15 años con nosotros. Al recordar más tarde ese episodio me dijo: ‘Si me hubiese dado buenos consejos, ofrecido una casa, un trabajo, dinero, etc. desesperado como estaba, me habría matado de todas maneras, porque lo que me hacía falta no eran medios de vida, sino una razón para vivir, y usted me la dio al decirme que juntos íbamos a hacer algo”.

¡Socorro! Una mujer se murió de frío
     En 1954 lanzó por radio un llamado angustiante: "¿Amigos míos, socorro! Una mujer acaba de morir de frío a las tres de la madrugada en una vereda del boulevard Sebastopol, apretando en sus manos la orden de expulsión de su casa que había recibido anteayer. Cada noche hay más de 2.000 acurrucados en el frío, sin techo, sin pan, más de uno casi desnudo… Ante sus hermanos que mueren de miseria, una sola opinión debe existir entre los hombres: la voluntad de hacer imposible que esto continúe”. Y pedía: “Necesitamos para esta noche, y a más tardar para mañana, 500 frazadas, 300 carpas grandes, 200 estufas de kerosene. Gracias a ustedes, ningún hombre, ningún niño, dormirá esta noche en la calle o a las orillas del Sena en París”. Su llamado a una "insurrección de la bondad" logró una enorme repercusión, y despertó la colaboración.

     Cuarenta años después volvió a denunciar "el cáncer de la pobreza" en un nuevo llamado radial por el alojamiento de 400.000 sin techo. "Guardémonos la impaciencia y la rabia", dijo, y animó a convertir la indignación en "fuerza que demuestre el amor cristiano al prójimo".

     En 1991, el abate Pierre presidió en Adrogué, provincia de Buenos Aires, un encuentro de representantes de 32 países de su movimiento, con el lema: “Nuestra meta; que los pobres sean agentes de su propia transformación”.

     En una entrevista realizada hace un año por Radio Il Sole 24 Ore, el abate Pierre declaró que no tenía miedo de morir: “Será un encuentro con un amigo. Y estoy realmente impaciente. A los 93 años, creo tener derecho a decir: lo que he vivido es suficiente”.

     Junto a su extraordinaria obra de caridad, fue conocido también por algunas posiciones controvertidas asumidas en público. Era amigo del filósofo negacionista del Holocausto judío, Roger Garaudy; en alguna ocasión apoyó públicamente la adopción de niños por parte de homosexuales; y sostuvo al obispo francés Jacques Gaillot cuando la Santa Sede aceptó su renuncia al gobierno de la diócesis de Evreux por sus posiciones en contra del Magisterio de la Iglesia. En un libro reciente "Mi Dios ¿por qué?" (2005), junto a pensamientos de mucha elevación y caridad, sostuvo posturas discutibles sobre los homosexuales, el celibato sacerdotal, la ordenación de mujeres, el preservativo, etc.

     El sepelio se efectuará el viernes en el cementerio de Esteville, en Normandía, donde vivía retirado en una de las comunidades de los pobres de Emaús.

Telegrama del Santo Padre
     
El Santo Padre, Benedicto XVI envió, a través del secretario de Estado, cardenal Tarcisio Bertone, al cardenal Jean-Pierre Ricard, arzobispo de Burdeos y presidente del Episcopado francés, con motivo de la muerte, del Abate Pierre, fundador de la Comunidad de Emaús: "El Santo Padre, informado del fallecimiento del Abate Pierre, da gracias por su actividad en favor de los más pobres, mediante la cual ha dado testimonio de la caridad que procede de Cristo. Confía a la misericordia divina y pide al Señor que acoja en la paz de su reino a este sacerdote que luchó toda su vida contra la miseria. Como prenda de consuelo y esperanza, Su Santidad le envía de todo corazón la bendición apostólica, que extiende a la familia del difunto, a los miembros de las comunidades de Emmaus y a todas las personas reunidas para la ceremonia de despedida".
 
AICA - Toda la información puede ser reproducida parcial o totalmente, citando la fuente
   
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
Episcopado
Links
     
Dirección: Bolívar 218, 3° Piso, C1066AAF Buenos Aires, Teléfono: (54-11) 4343-4397 lin. rot. / E-mail: info@aica.org

© Copyright 2010 / aica.org  ha sido desarrollado por VE Multimedios™.
-.-Todos los derechos reservados.-.-