Inicio
 

 

Nosotros
 

 

Noticias
 

 Ediciones Anteriores
 

  Secciones

  Documentos

  Del Santo Padre
  De la Santa Sede
  Del Episcopado
  De los obispos
Búsqueda avanzada

   

Las últimas noticias
en tu escritorio

RSS

AICA es miembro de la:

 
 
 ºº
 ºº
NOTICIAS

 
Los restos de Mons. Galán descansan en la catedral platense
 
La Plata (Buenos Aires), 16 . 07 (AICA)
Monseñor Carlos Galán.

Monseñor Carlos Galán.

El arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, decidió dar sepultura a los restos mortales de su antecesor, monseñor Carlos Galán, en la iglesia catedral platense. El traslado desde el cementerio de La Plata se realizó el sábado 4 de noviembre, conmemoración litúrgica de San Carlos Borromeo.

     La inhumación se llevó a cabo al término de la solemne celebración eucarística que presidió a las 10.30 monseñor Aguer, con quien concelebraron diez obispos y un gran número de sacerdotes del clero arquidiocesano.

    
Asistió el nuncio apostólico, monseñor Adriano Bernardini y el secretario de la nunciatura, monseñor Alberto Perlasca.

     Participaron de la santa misa familiares de monseñor Galán, religiosas, seminaristas, autoridades provinciales y municipales, integrantes de distintos movimientos eclesiales y numerosos fieles.

Obispos concelebrantes
     Concelebraron con monseñor Aguer los siguientes obispos: Antonio Marino, auxiliar de La Plata; Emilio Ogñénovich, arzobispo emérito de Mercedes-Luján; Justo Oscar Laguna, emérito de Morón, de quien monseñor Galán fue auxiliar; Rubén Héctor Di Monte, arzobispo de Mercedes-Luján; José María Montes, emérito de Chascomús y canónigo honorario del Cabildo de la catedral de La Plata; Rubén Oscar Frassia, de Avellaneda-Lanús; Agustín Roberto Radrizzani SDB, de Lomas de Zamora y vicepresidente segundo de la Conferencia Episcopal Argentina; Juan Alberto Puiggari, de Mar del Plata: Luis Teodorico Stöckler, de Quilmes; y Carlos Humberto Malfa, de Chascomús.

Breve reseña biográfica
     Monseñor Galán, sexto arzobispo de La Plata, nació en Nueve de Julio, provincia de Buenos Aires, el 31 de mayo de 1925; fue ordenado sacerdote en la catedral de Buenos Aires el 19 de septiembre de 1953; siendo secretario general de la Conferencia Episcopal Argentina, cargo que ocupó durante 17 años, el 11 de febrero de 1981 el papa Juan Pablo II lo eligió obispo titular de Cedie y auxiliar de Morón; recibió la ordenación episcopal de manos del cardenal Raúl Francisco Primatesta y de los obispos Justo Oscar Laguna y Jorge Carlos Carreras, en la catedral de Morón el 25 de marzo de 1981; promovido a la sede arzobispal de La Plata el 8 de mayo de 1991, tomó posesión el 27 de julio de 1991. Al cumplir la edad señalada por la ley canónica renunció al gobierno pastoral de esta arquidiócesis el 12 de junio de 2000.

     Tras su renuncia fijó su residencia en el Seminario Mayor San José, de La Plata, donde el viernes 24 de enero de 2003, a la edad de 78 años, se produjo su muerte súbita. Tras las exequias sus restos fueron depositados en el panteón del clero del cementerio de La Plata.

Lugar de la sepultura
     Durante la homilía monseñor Aguer, aludió a la voluntad de monseñor Galán de ser sepultado en el cementerio municipal de La Plata. "No debe importar demasiado a los cristianos -reflexionó el arzobispo- el lugar en el que vayan a ser depuestos sus cuerpos ya sin vida; importa, sí, a los que quedan en el mundo y los han amado. Nos importa a nosotros, importa a la Iglesia platense tener aquí, en el centro simbólico de sus grandes asambleas litúrgicas, los restos de monseñor Carlos Galán".

Por qué el 4 de noviembre
     Luego explicó que se eligió la fecha del 4 de noviembre, día en el que se celebra la memoria de San Carlos Borromeo, porque monseñor Galán admiraba al gran obispo de Milán, y que sólo admitía que lo felicitaran en éste, el día de su onomástico. Además, ese día se cumplían 140 años de la ordenación sacerdotal de José Gabriel Brochero, modelo de los sacerdotes argentinos.

Sacerdote cien por cien
     El arzobispo platense reveló entonces que monseñor Galán pensaba que no corresponde elogiar al difunto en los ritos exequiales y que, además, "un sentimiento agudísimo de recato le movía a mirar con horror la posibilidad de un homenaje póstumo a su persona", porque "estaba convencido de que sería en menoscabo y escamoteo de la verdad, ya que no se consideraba un buen obispo".

     "Nosotros no pensamos así -señaló monseñor Aguer- pero para no merecer excesivamente su reproche sólo diré que fue un sacerdote cien por cien" y tras unas muy breves referencias a "su amor a la Iglesia, su dedicación generosa, su espiritualidad y su sabiduría", añadió: "Pero no diré más".

Reflexiones sobre la muerte y la oración por los difuntos
     El resto de la homilía estuvo dedicada a una profunda reflexión acerca de la muerte, la resurrección y la oración por los difuntos. "Al orar por los difuntos -explicó monseñor Aguer- realizamos un hermoso y noble gesto con el pensamiento puesto en la resurrección. Un gesto misterioso cuya eficacia procede de la gracia de Dios en la comunión de los santos, porque la comunión de los santos se ejerce de un lado y del otro del umbral de la muerte".

     Hacia el final de la homilía el pastor platense dijo que "la oración por los difuntos incluye la meditación de la muerte y de la seriedad del juicio, el inevitable y saludable temor, pero a la vez el triunfo sobre todo temor que se obtiene por la confianza en la misericordia, en la fidelidad de Dios a sus promesas. Al ofrecer por los difuntos el sacrificio pascual de nuestra redención se acrecienta en nosotros la gozosa esperanza en el reencuentro con ellos, cuando todo lo de antes haya pasado y no haya más pena, ni queja, ni dolor".+

Texto completo de la homilía
 
AICA - Toda la información puede ser reproducida parcial o totalmente, citando la fuente
   
 
 
 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
Episcopado
Links
     
Dirección: Bolívar 218, 3° Piso, C1066AAF Buenos Aires, Teléfono: (54-11) 4343-4397 lin. rot. / E-mail: info@aica.org

© Copyright 2010 / aica.org  ha sido desarrollado por VE Multimedios™.
-.-Todos los derechos reservados.-.-