Agencia Informativa Católica Argentina
http://www.aicaold.com.ar/index.php?module=displaystory&story_id=2949&format=html&edition_id=166

Ordenación episcopal de monseñor Raúl Martín

Buenos Aires
AICA

El nuncio, Monseñor Bernardini, impone las manos al nuevo obispo, monseñor Raúl Martín.

El nuncio, Monseñor Bernardini, impone las manos al nuevo obispo, monseñor Raúl Martín.

 
 
Precedido por 130 seminaristas, 70 sacerdotes, 19 obispos y el cardenal-arzobispo de Buenos Aires, el “padre Raúl”, como todos lo conocen y lo llaman, entraba con una gran emoción a la catedral porteña a las 10 de la mañana del 20 de mayo a recibir la ordenación episcopal como sucesor de los Apóstoles.

     El templo colmado de la gente que lo viene acompañando en sus tareas pastorales, tanto en colegios como en parroquias, demostraba su alegría frente a su nuevo pastor con saludos y cantos.

     Su familia estuvo presente: su mamá María Concepción Beresiarte Andiarena; sus hermanos Carlos María, María Francisca Teresa, Ana María OCD y Luis María, su cuñada Lucía Goñi y sus seis sobrinos.

     La solemne Eucaristía fue presidida por el arzobispo de Buenos Aires, y primado de la Argentina, cardenal Jorge Mario Bergoglio SJ, quien actuó como consagrante principal. Co-consagrantes fueron monseñor Guillermo Rodríguez-Melgarejo, obispo de San Martín, y monseñor Jorge Eduardo Lozano, obispo de Gualeguaychú.

     Actuaron como asistentes, los presbíteros Paulo Rómulo Lualdi, párroco del Corazón de Jesús, de Villa Pueyrredón, y Juan Bautista Urdániz, Superior de comunidad del Seminario Mayor de Villa Devoto. Tuvo a su cargo la proclamación del mandato apostólico, el presbítero Gerardo Andrés Castellano, párroco de San Cayetano, de Liniers.

     Concelebraron, además de los nombrados, los siguientes obispos: Carmelo Juan Giaquinta, arzobispo emérito de Resistencia; Jorge Casaretto, de San Isidro; Luis Teodorico Stockler, de Quilmes: Baldomero Carlos Martini, de San Justo; Agustín Roberto Radrizzani SDB, de Lomas de Zamora; Rubén Oscar Frassia, de Avellaneda-Lanús; Fernando María Bargalló, de Merlo-Moreno; Horacio Ernesto Benites Astoul, auxiliar de Buenos Aires; Carlos Humberto Malfa, de Chascomús; Joaquín Mariano Sucunza, auxiliar y vicario general de Buenos Aires; Fernando Carlos Maletti, de San Carlos de Bariloche; Mario Aurelio Poli, auxiliar de Buenos Aires; Antonio Marino, auxiliar de La Plata; Juan Horacio Suárez, de Gregorio de Laferrère; Oscar Domingo Sarlinga, de Zárate-Campana; y Eduardo Horacio García, auxiliar de Buenos Aires.

     También asistió el nuncio apostólico, arzobispo Adriano Bernardini.

“Más que presidir, servir”
En el momento de la homilía el cardenal Bergoglio habló al clero, al pueblo y al obispo electo, sobre el ministerio episcopal: “El Episcopado significa una carga, no un honor: y es necesario que el obispo más que presidir, sirva a sus hermanos, ya que según el mandato del Señor, el que es mayor hágase menor, y el que preside como el que sirve”.

     En otro momento, el arzobispo de Buenos Aires le habló en forma muy personal al “padre Raúl” refiriéndose especialmente a que no se olvide de su familia, de su barrio y de sus amigos y, como le dijera Jesús a Pedro, le anticipó que muchas veces en su vida de obispo, va a tener que ir “adonde le guste y también adonde no le guste”.

     Al comenzar la liturgia de la Eucaristía, llevaron las ofrendas hasta el altar el hermano del nuevo obispo, Carlos María, junto con su cuñada Lucía Goñi y sus seis sobrinos.

Gracias: palabra clave
Monseñor Martín, al hablar por primera vez como obispo, expresó un gracias repetido e intenso con el que recorrió toda su vida de hijo, hermano, amigo y sacerdote.

     “Gracias, Señor, por todo y por tanto, por todos los que fuiste poniendo en mi camino, por mi familia, por quienes me acompañaron, corrigieron, comprendieron y perdonaron. Aquellos que me sostuvieron con su amistad, con su testimonio y oración o silenciosa presencia. Por todos los que me formaron, enseñaron y aconsejaron.”

     “Por la Comunidad de San Benito Abad, de los Padres Benedictinos, aquella Comunidad de Resurrección del Señor, de Nuestra Señora de la Anunciación, de San Juan Bautista, de San Ramón, de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, de San Antonio de Padua, por el Seminario Patagónico.”

     Y destacó su gracias por el Papa: “Comprendo ahora más que nunca, qué difícil es decir ‘Sí’ para aceptar ser tu Vicario, cuando todo queda grande”.

     Y un gracias también “por los laicos, por los seminaristas, por los que se hicieron hijos y se entusiasmaron en esta misma historia”.

“Sabés que te quiero...”
También invitaba desde sus sencillas palabras a hacer presentes sus afectos más profundos: “Te quiero, Señor, en mis hermanos sacerdotes, en los religiosos y religiosas, en estos nuevos hermanos que acercás a mi vida, el Cardenal y los Obispos”.

“Te basta mi gracia”
“Acompañá con tu gracia a los que elegiste, para que perseveren siempre en tu amor, y abrí el corazón de muchos jóvenes, para que sientan la alegría de servirte en sus hermanos”, decía monseñor Martín enfatizando una de las frases que eligió como ejes para su consagración episcopal.

     “Gracias por esta María, madre de todos, que mi madre y mi padre dibujaron en mi corazón”.

     Hacia el final de la celebración y en fraterna comunión con la comunidad del Carmelo –su hermana Ana María es monja carmelita descalza– compartió desde el altar su consagración a la Virgen cantando “Bendita sea tu pureza”.

     Al terminar la misa y en medio de interminables aplausos, la gente se acercó con mucho cariño a saludar y abrazar al padre Raúl que recibía esas muestras de afecto con una sonrisa grande y con agradecimiento sincero. (Virginia Bonard)

Texto completo de la alocución de Mons. Martín

En la Vicaría Devoto
Monseñor Raúl Martín, flamante obispo auxiliar de Buenos Aires, fue designado por el cardenal Jorge Mario Bergoglio, vicario episcopal de la Zona Devoto, de cuyo oficio ya se hizo cargo, sucediendo en él a monseñor Jorge Eduardo Lozano, trasladado a la sede episcopal de Gualeguaychú.+

CopyrightAICA - Toda la información puede ser reproducida parcial o totalmente, citando la fuente